Mi poema favorito.

La poesía es siempre de quien la lee.

Anuncios

Cl.

La luna no sale cuando estoy contigo, y no es que sea incierto y no me desconcierto pues vivir contigo se siente como dormir despierto, y créeme que lo digo con conocimiento pues tenerte se siente como el sol saliente llenando mi piel de calor y dejándome ver colores que nunca antes imagine. Pues imaginarse colores es casi tan imposible como imaginarme que no me llegarías a querer. Y mi alma sonríe de la pena, de la pena amarga que ya pasó y de la risa que llega. De mi corazón sale música armoniosa asemejándose al sonido de tu voz acercándose y los latidos de mi corazón retumban y renacen flores de amapola. No te diré que convertiste mi invierno en primavera pero te diré lo que es cierto y es que me abrigaste tanto y tan bien que me dejaste queriendo quedarme a tomar del chocolate caliente que tienen tus ojos y a calentarme todos los días con el calor de tu piel.

Trinchera.

Escribo con el corazón a pedazos, desde la trinchera a la que llamo pasado, escuchando lo felices que solían ser, es cierto que siempre hay un antes de un después. Pero también es cierto que el después es para siempre y el antes solo fue hace unos segundos atrás.

Es decir que aunque no quiera siempre estaré a un par de segundos de ti.

You are just to good to be true.

Te ves como hard rock pero te escuchas como una canción de Sinatra.

Te ves como pura confusión pero das las respuestas correctas siempre.

Te ves como el miedo pero eres calma que contagia.

Te ves como un invierno pero eres tan calida que me abrigas y me haces sentir que estoy en casa.

Te ves como rayos y centellas pero eres la llovizna después de la dura tormenta.

Te ves como pura perdición pero cuando yo te miro siento que estoy en el camino correcto.

Ese hueco entre mi alma y la tuya.

Es esa oquedad que se forma entre tu cuerpo y el mío cuando con fervor te abrazo, con la intención de esquivar esa actitud adusta en vos como una vasta defensa de artillería barata…

Es ese hueco que se forma en mi corazón cuando te vas y ni un adiós me das, y yo me quedo. Simplemente esperando a que vuelvas a llenar ese vacío que dejas con tu maldita ausencia que nunca te llevas del todo.

Sin saber que no hay espacio que entre tú y yo la distancia pueda separar. Mientras me hagas revolcar con tan solo añorarte.

Es esa sonrisa que se forma en tus labios al mencionar mi nombre de la misma forma como en vano lo mencionas y escupes. Así mismo me escuece el alma cuando cuenta me doy que en ti no queda nada más que llanas falacias sumidas en desgracias.

Tú esencia pura me destroza y me amaña.